Acá se está bien peinado, se cede el asiento y
se saluda con una sonrisa. Nada de desórdenes.
Pronto llegará la armonía al universo, cerrando
el círculo tomados de la mano.

Acá se viaja en colectivo. A veces somos los
choferes de nuestras vidas, en otras somos pasajeros.
Lo único que hace falta es saber adónde ir y elegir
la línea correcta. Una vez a bordo, se disfruta.

Acá se vive en pro de la paz mundial.

El trabajo se empieza a divulgar
¡Y ahora hay otra nota más!